Almudena Merino Artista 

Blog

Blog

3 CONSEJOS PARA ELEGIR LA MUSICA SI ORGANIZAS UN EVENTO

Posted on 22 March, 2019 at 9:35 Comments comments (1803)

3 CONSEJOS PARA ELEGIR LA MÚSICA SI ORGANIZAS UN EVENTO 


En algunas ocasiones, nos surgen oportunidades de celebración de acontecimientos importantes en nuestra vida. A la hora de organizarnos pensamos: ¿Por dónde empezar?

Lo primero a tener en cuenta son las características del evento; el motivo, el lugar y fecha de celebración, los invitados y la duración prevista. Todos estos detalles influyen y mucho a la hora de elegir todo lo demás, y también influirán en el estilo que queramos darle al evento.

Una vez que tenemos esos detalles es importante diseñar un esquema con la estructura del evento de principio a fin: lugares de desarrollo y de transición, (espacios abiertos o cerrados) y tipo de actividad en cada uno (recepción, presentación, acto protocolario, ceremonia, ágape, sobremesa, etc.)

Con este diseño en mano, ya podemos empezar a pensar en la música que acompañará nuestro evento. Y estos tres consejos te ayudarán a decidirte.

1. ESTILOS Y GUSTOS MUSICALES

A la hora de seleccionar el estilo de música que deseas para tu evento es importante tener en cuenta los gustos particulares de los anfitriones, los gustos genéricos de los invitados ( según edades, costumbres y etilo de vida), el estilo de la celebración y el ambiente de cada situación, espacio y momento.

Los gustos particulares de los anfitriones son importantes para comunicar su esencia y el sentido de la celebración a sus invitados y deben ir en los momentos en los que estos son protagonistas.

La selección de la música de este momento puede hacerse en función de la música que más les haya llegado al corazón en su vida, y que tenga que ver con el motivo de la celebración.

Si eres el anfitrión o la anfitriona, no dudes en comunicarle a la persona encargada de la música tu canción favorita, la que te gustaría que sonase en el momento más emotivo. Si eres quien lo organizas por amistad o familia, puede ser bonito asegurarte de su canción favorita y ofrecérsela en su momento a modo de sorpresa.

Los gustos de los invitados también son importantes para los momentos en los que ya la celebración es más en conjunto. Es conveniente hacer una selección teniendo en cuenta la diversidad de edades e ir combinando las canciones para que en poco tiempo haya para todos.


2. EL AMBIENTE QUE QUIERES CONSEGUIR

Aquí es importante tener en cuenta la actividad del momento y el espacio en el que se desarrolla, si es abierto o cerrado. Si quieres que se produzca un ambiente tranquilo de emoción contenida y de belleza, elige música suave, con una serie de piezas emotivas a la vez que conocidas por todo el público. Si por el contrario se trata de homenajear a alguien por sus logros, fortalezas o superación personal, elije una música que trate de eso o produzca eso. Las bandas sonoras de películas épicas son la mejor opción en caso de que no tengas una concreta que a ti o a la persona homenajeada os llegue.

Si la celebración incluye ágape o comida, también es importante pensar qué ambiente quieres que haya durante este momento. Lo mejor es crear un ambiente relajado propicio para la charla y para eso la música ambiental del restaurante es ideal. Si quieres usar la música de forma especial durante la comida, te recomiendo que utilices canciones a modo de presentación de cada nuevo plato en la mesa. Con el volumen más alto que en la música ambiental, o con músicos en directo. No es muy recomendable la música en directo durante toda la comida, pues muchos invitados se incomodan por no poder comer, hablar y escuchar a la vez.

Si ya por último quieres conseguir una ambiente más desenfadado, es buen momento para poner música de todos los gustos para que todos la disfruten. ya sea cantando, bailando u observando el ambiente.

Para la despedida lo mejor es ir poco a poco poniendo canciones que anticipen que ya se está acabando la celebración.

3. MÚSICA EN DIRECTO O MÚSICA GRABADA

Esta es una de las decisiones más importantes puesto que su elección puede crear justo el ambiente deseado o cambiarlo por completo.

El criterio principal a tener en cuenta es: ¿Cuáles son los momentos de escucha y silencio y cuales los de bullicio?

Una vez que tengas esto claro, la elección es más fácil; para los momentos de silencio y escucha; los ceremoniales y de protocolo, músicos en directo. Para los momentos donde invitados y anfitriones departen entre sí, música grabada, puesta de forma ambiental.

La recepción de invitados puede quedar bien con cualquiera de las dos opciones.

Y la sobremesa está bien con alguien encargado de la música que tenga la capacidad de adaptarse al ambiente y vaya poniendo las canciones según va viendo el ritmo de los invitados. Una orquesta de instrumentos potentes en directo o un DJ son la mejor opción.

Si tú eres participante en el evento y te vas a encargar de esta animación, elabora una buena playlist con música variada y adecuada para todos los gustos de los invitados. Que puedan bailar, escuchar, incluso cantar. Busca el equipo de sonido adecuado al espacio de la sala y número de invitados y ten en cuenta el factor más importante de esta parte: EL VOLUMEN.

Elijas un DJ, una orquesta o lo hagas tú, ten en cuenta que lo que anima a las personas es cada canción en si, no su volumen. Más volumen no es más animación. Incluso puede producir el efecto contrario: malestar, incomodidad para hablar y ganas de salir corriendo. Además de posibles pitidos durante los días posteriores. El propio ambiente tedará la medida justa para que no sea ni mucho ni poco.

Si queremos que nuestro evento finalice con éxito y nos despidamos de nuestros invitados con alegría y gusto de lo vivido, contrataremos un DJ o una orquesta que respete ese adecuado volumen para que todo vaya bien. Y si lo haces tú, ten este criterio siempre en consideración.

Siguiendo estos consejos ningún asistente podrá decir cosas como:” ¡qué pena que en el cóctel no se oía a los músicos! o “ Me estuvo doliendo la cabeza tres días porque todo iba muy bien hasta que la música de la sobremesa nos dejó sordos.

En su lugar recibiréis felicitaciones por vuestro evento exitoso, que seguro se repetirán a lo largo del tiempo por el buen recuerdo entre los invitados.